Recorriendo experiencias por todos los rincones colombianos

ruta4
Ya son cuatro días de rutas y cerca de veinte experiencias de proyectos colaborativos en todos los rincones de Colombia. La ruta de hoy comienza en La Guajira y baja por los departamentos de Magdalena, Antioquia, Caldas, hasta llegar a Cundinamarca. En estos lugares conoceremos experiencias colaborativas que han influenciado positivamente la relación de las familias con el proceso formativo de sus hijos, y donde las instituciones se han proyectado hacia la comunidad con proyectos que mejoran el entorno social y ambiental.

En el 2002, la Universidad de la Guajira capacitó en informática comunitaria a un grupo de maestros de la Institución Educativa No. 2 de Maicao (Guajira). Gracias a esto se comenzó a hablar de transversalidad de la informática y se creó el macroproyecto “La transversalidad de las M´Tic en los procesos de enseñanza y aprendizaje”, donde los computadores dejan de ser de uso exclusivo de la materia de informática y la tecnología se convierte en una herramienta de apoyo a todas las materias. Esta iniciativa ha cambiado las formas de recibir y dictar las clases, generando interés en los alumnos y en los profesores, quienes ya son iniciadores de otros proyectos colaborativos como: Respetemos a nuestros abuelos, a través del cual se ha logrado fortalecer la relación de los abuelos con sus nietos; y el proyecto Math Club, donde se resuelven y discuten problemas matemáticos que la profesora deja en un blog.

Hace 4 años nace en la Institución Educativa Distrital Rodrigo de Bastidas de Santa Marta (Magdalena), el proyecto colaborativo: “Leer en familia mejora y fortalece el nivel académico y afectivo”, con el propósito de mejorar los procesos de lecto-escritura en los estudiantes y promover, a través de éste, la participación de los padres de familia en el proceso educativo de sus hijos. Esta iniciativa, que parte de la clase de español, ha involucrado a todo el colegio con varias actividades que se realizan en el año: lectura al parque, jornadas para vacunarse contra la pereza de leer, semana de la lectura, martes de noticias, semana literaria, lectura en familia, visitas a la biblioteca del Banco de la República, talleres con los padres de familia. Este proceso ha permitido que los estudiantes mejoren sus resultados en las pruebas del ICFES, y ahora consideran que vincular a la familia en su vida académica es un gran estímulo y apoyo.

Desde Rionegro (Antioquia), siete estudiantes del grado once de la Institución Educativa Gilberto Echeverri Mejía pudieron dar una ojeada más cercana a su entorno y al de otras regiones del país a través de las TIC. Durante doce semanas, lograron conocer más sobre su vereda y municipio, y plasmaron su visión de ciudad a través de relatos e imágenes que luego compartieron con instituciones de otras regiones del país que también estaban vinculadas al proyecto “Construyendo mi ciudad”. Este intercambio de relatos a través de las TIC permitió a los estudiantes conocer las costumbres, el folclor y los hábitos de otras regiones de Colombia.

Enmarcada en la pedagogía Escuela Nueva, y con la implementación de varios proyectos que apuntan a mejorar la calidad de la educación rural, la Institución Educativa Rural La Trinidad viene desarrollando desde el 2001 proyectos colaborativos que no solo involucran a los estudiantes y profesores sino a toda la comunidad: “Mi sexualidad mi presente y mi futuro”, “Costumbres y tradiciones de nuestra región”, “Prevención de desastres”, “Proyecto ambiental”, y “El Baúl de mi abuelita”, son iniciativas que han permitido fortalecer en los estudiantes aspectos como la creatividad, la responsabilidad, el trabajo en equipo, además de convertirlos en inquietos investigadores que buscan nuevos espacios para seguir aprendiendo.

En el 2005 Alfredo Caicedo Cantor llegó a la Unidad Educativa Municipal Manuel Humberto Cárdenas Vélez de Fusagasugá (Cundinamarca) con una idea en la cabeza: contextualizar las matemáticas con la realidad. Se necesitaban datos estadísticos, y los que sirvieron para lograr el objetivo fueron los del consumo de agua de la casa de sus estudiantes. El análisis de los mismos fue tan significativo que nació la idea del proyecto colaborativo “Uso racional del agua”, con el propósito de mejorar los hábitos de consumo de agua domiciliaria proponiendo recomendaciones para su uso racional mediante diferentes actividades. Los productos de esta campaña son plegables, clips de video, fotografías y plugs, que realizan los mismos estudiantes y que luego dan a conocer a sus familias y a la comunidad en general. Para la realización de este proyecto, el profesor Alfredo, con la colaboración de sus alumnos y otros docentes, elaboró una herramienta multimedia diseñada en Visual Basic 6.0, con aplicaciones de Flash MX, Swish 2.0, editores video como Windows Movie Maker, diseño de dibujo y fotografía como Photoshop y Saint, en la cual procesan y documentan todos los datos e información adquirida a través de sus investigaciones y encuestas. Este software fue regalado a todos los colegios de Fusagasugá para que repliquen esta experiencia.

Anuncios